Cuenta la mitología griega que el origen de la Guerra de Troya tuvo lugar en las bodas de Peleo. Todos los dioses habían sido invitados a la ceremonia a excepción de Eris, la diosa de la discordia, que decidió interrumpir el júbilo del momento haciendo estallar el desacuerdo con la aparición en escena de una manzana dorada que ella misma lanzó. El grito detonante de tan trascendente suceso que acompañó a la jugosa manzana: Para la más bella. Atenea, Hera y Afrodita porfiaron sobre sus encantos hasta que Zeus encargó la fulminante decisión al hijo del rey de Troya, Paris.

El joven escuchó atentamente los ofrecimientos y promesas de las tres diosas. De parte de Atenea, la sabiduría y la victoria en tantas batallas como luchase. Hera le propuso todo el poder de la tierra y Afrodita juró obsequiar al muchacho con el amor de la mujer más bella del mundo, que era la esposa del rey de Esparta. Su nombre: Helena.

Juicio de Paris, de Rubens

El Juicio de Paris, de Rubens

Probablemente nada tuvo que envidiar, en su mejor momento, Helena Christensen a esta mujer. Para dejar constancia de cuál fue su época dorada como la manzana de la discordia, el video de Chris Isaak para la canción ‘Wicked game’ podría aparecer en mayúsculas en su currículum como el contrato millonario con Victoria’s Secret con el que cualquier modelo sueña hoy y que supone el despegue definitivo de una exitosa carrera. Algo que Helena también obtuvo.

En el video, el cantante y la exótica modelo de padre danés y madre peruana aparecen en una playa en blanco y negro con una deliciosa melodía de fondo como si de los fugitivos Paris y Helena se tratasen, dedicándose miradas de recién enamorados en las orillas de la mismísima Troya.

Helena Christensen fue Miss Dinamarca en los años 80 y, tras esto, dio el salto a las pasarelas de París. Su belleza en la que se mezclan distintas nacionalidades, una mirada infrecuente fruto de una exquisita combinación entre el verde y el azul, y una figura de escándalo son los atributos de una modelo que cautivó al mundo y se aseguró el éxito.

Aun así, la carrera de Christensen parece haber sido construida de un modo distinto a la del grupo al que perteneció. Las supermodelos de los 90 también aparecían en videoclips de grandes artistas. Véase el ‘Freedom’ de George Michael. Pero Helena se aleja de todas aquellas compañeras de profesión rodeadas de cotilleos y escándalos. Su historia es mucho más discreta que la del resto. Trabajó duro en un momento en el que todo era agitado e intenso y no fue hasta después de su retirada para ser madre que comprendió el momento tan especial del que había sido partícipe.

herbrittspor herb ritts vestida de mugler

supers

Cindy Crawford, Tatjana Patitz, Helena Christensen, Linda Evangelista, Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Karen Mulder y Stephanie Seymour por Peter Lindbergh. Vogue USA 1991

Tuvo la suerte de trabajar con algunos de los fotógrafos más legendarios y decidió aprender de ellos y absorber todo el conocimiento posible. Este interés por la cámara ha hecho que la mayoría de sus últimos trabajos hayan sido detrás del objetivo. No obstante, hubo un tiempo en el que se paseaba por los desfiles de Gianni Versace, Oscar de la Renta y Dior cuando Gianfranco Ferré era el director creativo de la maison. También Chanel, para quien protagonizó la campaña de primavera/verano en 1995 junto con Claudia Schiffer y el desfile de John Galliano en ese mismo año, que supuso su consolidación como diseñador, en el que Helena llevaba un dos piezas de color gris que más tarde lució Madonna en el videoclip de ‘Take a Bow’.

Las piernas de Helena eran tan perfectas como las de Nadja, sus pechos tan prominentes como los de Claudia. Pero jamás consiguió ser reconocida por todos como la camaleónica Linda o como Christy, que es universalmente bella y dulce mirada desde cualquier prisma. La Seymour probablemente era la mujer más sexy del planeta y Elle Macpherson consiguió ganarse el cariño del público con esa apariencia de simpatía que me resulta ficticia. Y Kate hizo de su gesto con la cabeza ligeramente ladeada y la boca entreabierta la causa de los suspiros de todo aquel que deseaba contar con ella en su última campaña o desfile. ¿Quién era Christensen para el mundo?

14349862561_74f6db1fda_o (1)dior

Credit Maxppp Reference PAR94101216 Slug PRET A PORTER/PRINTEMPS-ETE 95 Town Paris Country France Date 94/10/12 Author Bruno Pellerin Editor CV Type Height Hauteur Caption Le top model danois Helena Christensen défile pour le styliste John Galliano (prt-ˆ-porter, collection printemps-été 1995).  Danish supermodel Helena Christensen presents John Galliano Spring-Summer 1995 ready-to-wear fashion collection. MANNEQUIN; MODE; COUTURE; CHAPEAU; TAILLEURmadonna

1995 7K3VFL6ZCGUE

Siempre fue una mujer atractiva y elegante. Y al mismo tiempo dulce. Su estructura ósea da forma a unas facciones que son enormemente seductoras. Aunque actualmente no se encuentre en su mejor momento y el sol (y supongo que el alcohol) hayan dejado una huella imborrable en su cuerpo. ¡Qué estupidez esa de pretender que las modelos parezcan siempre bronceadas y recién salidas de una cabina de rayos UVA! Pero qué época en la que las modelos tenían formas y no un cuerpo demasiado masculino que normalmente hay que retocar con Photoshop.

El término supermodelo se utiliza ahora de forma muy informal y supongo que no hace falta decir que las modelos de hoy están muy lejos de las reinas de la pasarela. La teoría queda evidenciada si hacemos un repaso al último desfile masculino de Givenchy en el que un puñado de modelos actuales como Mariacarla Boscono, Jamie Bochert, Candice Swanepoel o Joan Smalls (no voy a nombrar a la ex novia de Cristiano Ronaldo) compartieron escena, aunque no protagonismo, con la incombustible Naomi Campbell, por la que parece que no pasan los años y que sigue moviéndose por la pasarela como una autentica gacela.

Desconozco cuál fue el destino final de la bella mujer que provocó el trágico final de Troya. Algunos dicen que murió. Otros, que fue divinizada y permaneció en los Campos Elíseos. Helena Christensen está envejeciendo fatal y puede que no vuelva a recuperar su belleza hipnótica o su fresca actitud. Pero hubo un tiempo en el que ese halo de misterio que la envolvía la alejó de lo terrenal. Cuando Lagerfeld afirmaba que tenía una de las mejores piernas de la industria. Aquella década que vio nacer a modelos, a auténticas diosas, que permanecerán por siempre en el Olimpo.

9283e4daf15cd047d7b3cc3a777de47ae3829d4ba86fc15220147b3771392ebd
helena-christensen-vogue-paris-june-1993-herb-ritts-02-1050x714

Anuncios